QUIROMASAJE

     Lo que habitualmente  conocemos como masaje se trata en realidad de una serie de manipulaciones manuales variadas (el masaje es una técnica manual) de amasamientos, fricciones y presiones sobre los tejidos blandos (músculos, tendones y ligamentos) para ampliar el movimientos de los mismos y conseguir una mayor funcionalidad, circulación y bienestar general de la persona. Sirve además para descontracturar y eliminar tensión muscular y favorecer los procesos metabólicos.

     Al actuar sobre puntos concretos se produce la liberación de sustancias analgésicas endógenas que crean efectos sedantes sobre el sistema nervioso a la vez que se elimina la tensión acumulada en los tejidos blandos. La unión de estas dos acciones es la que nos permite sentirnos tan bien después de un masaje. Está destinado a aquellas personas que presentan dolor de origen  muscular, tendinoso o ligamentoso.

      Las ventajas que se obtienen de un masaje son múltiples pero también hay que tener en cuenta la existencia de una serie de contraindicaciones para no perjudicar a la persona y actuar con seguridad y eficiencia. Cada sesión de masaje es única y aunque las técnicas que aplicamos sean las mismas en cada caso, estas se usan de forma personal, adaptándolas a la persona que las recibe.

Iñigo Mendiluze Greño